Santo de la Caridad

Santo de la Caridad

San Damián ruega por nosotros

NOVENA A LOS SAGRADOS CORAZÓNES POR LA INTERSECION DEL PADRE DAMIAN.

“Vean pues, que Dios no nos abandona nunca, ni en lo temporal ni en lo espiritual, tengamos siempre confianza en Él.” P. Damián.

Oraciones para todos los días:
Bendito eres, san Damián, que amaste a los leprosos hasta dar la vida. Bendito, por tu fidelidad en lo grande y lo pequeño, en la Eucaristía y la oración, en el trabajo y cuidado. Bendito, porque desde tu lecho de enfermo fuiste voz que conmovió el universo. Bendito, porque desde tu lepra fuiste clamor de los sufrientes del mundo.
Bendito tu camino de amor, tu infinita ternura, tu trabajo incansable. Benditas tus manos que consolaron, tus labios que alentaron, tus ojos que vieron en las llagas de los leprosos las heridas del mismo Cristo al que serviste por amor.
Bendito tú, que sigues invitando al canto y a la esperanza, a todos los sufridos del mundo, sea cual sea la enfermedad física, moral o social que los afecta. Bendito seas hermano nuestro que nos haces sentir lo cercano y amoroso que es Dios con el necesitado. Bendito seas Dios de infinito amor por regalarme (nos) a Damián como intercesor. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Siento una inmensa alegría y una confianza ilimitada al contemplar los numerosos favores que concedes a quienes, con fe y humildad, recurren a ti por mediación de san Damián, quien por amor a Ti se entregó por entero, en cuerpo y alma, al cuidado de los enfermos de la lepra en Molokai.
Movido por la confianza en su intercesión y, por el Corazón Inmaculado de María, te ofrezco esta novena de alabanza y petición, por la que pido, si ello es para tu mayor gloria, la gracia y la súplica (…) que en total confianza te encomiendo. Amén.

Primer día
Dijo Jesús: Vengan a mi todos los que están fatigados y sobrecargados y yo los aliviaré. Mt 11, 28. “Pidan y se les dará; busquen y hallaran; llamen y se les abrirá. Lc 11, 9.
Sagrado Corazón de Jesús, a través de la GENEROSIDAD con la que el Padre Damián respondió a la llamada divina, buscando siempre en todo con gran fe lo que fuese la voluntad de Dios; te pido por intercesión del Inmaculado Corazón de María que, junto a la intención de esta novena, me concedas la gracia de ser siempre fiel a tu voluntad, para que así la fe que recibí en el bautismo crezca constantemente en mi. Amén. Petición... Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Segundo día
Dijo Jesús: Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios e inteligentes, y se las has revelado a la gente sencilla. Mt 11, 25.
Sagrado Corazón de Jesús, recordando la ESPERANZA inalterable que sostuvo al Padre Damián durante toda su vida, y confiando en La providencia; a través del Inmaculado Corazón de María, te pido que, junto a la intención de esta novena, me concedas el favor de no dejarme desanimar nunca por las adversidades de la vida, y más aun, que alentado por la esperanza del cielo, pueda vivir siempre confiando en tu amor misericordioso. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Tercer día
Dijo Jesús: Este es mi mandamiento que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Jn 15, 12. Pues yo estoy en medio de ustedes como el que sirve. Lc 22, 27.
Sagrado Corazón de Jesús, por medio de la ARDIENTE CARIDAD con la que el Padre Damián, desde su infancia sintió por los pobres; te pido, a través del Inmaculado Corazón de María, que me concedas, junto a la intención de esta novena, la gracia de tener un corazón apasionado, más y más cada día, con ese amor divino con el cual tú estás inflamado y con el que quieres encender los corazones de todos. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Cuarto día
Dijo Jesús: Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. Jn 10, 10
Sagrado Corazón de Jesús, por medio de la PROFUNDA HUMILDAD que diste al Padre Damián, haciéndole obedecer constantemente la voluntad del Padre, entregando su vida como religioso a la misión y especialmente por los enfermos de lepra de Molokai; a través del Inmaculado Corazón de María, te pido que me concedas, junto a la intención de esta novena, que no me deje llevar en mis pensamientos, palabras o hechos, por el orgullo que te ofende y que trae tanto mal al mundo. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Quinto día
Dijo Jesús: Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido. Mt 19, 9-10.
Sagrado Corazón de Jesús, a través del CELO INSACIABLE por los bienes temporales y espirituales de sus queridos hermanos enfermos de lepra, que consumió el corazón del Padre Damián, incluso hasta el punto de dar su vida por ellos; humildemente te pido, a través del Inmaculado Corazón de María que me concedas, junto a la intención de esta novena, el don estar realmente atento a mi vida espiritual y a las necesidades de los demás (especialmente de...). Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Sexto día
Dijo Jesús: Si yo el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Jn 13, 14.
Sagrado Corazón de Jesús, a través del AMOR AL TRABAJO que desde su infancia caracterizó al Padre Damián en todas sus ocupaciones, no importaba lo rutinaria o fatigosa que fuesen; a través del Inmaculado Corazón de María, te pido que me concedas, junto a la intención de esta novena, un espíritu de fe, para ver las gracias del momento presente como el medio más eficaz para buscar la gloria de Dios, la salvación de todos y mi propia santificación. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Séptimo día
Dijo Jesús: Padre, si quieres, aparta de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad sino la tuya. Lc 22, 41.
Sagrado Corazón de Jesús, a través de la CONSTANCIA Y ADMIRABLE FORTALEZA con la que el Padre Damián sufrió, primero en los otros y luego en su propio cuerpo, el dolor de la enfermedad de la lepra, uniendo su dolor al dolor de la soledad y de la impotencia para poder ayudar a los que le rodeaban; con humildad te ruego que, a través del Inmaculado Corazón de María, me concedas, junto a la intención de esta novena, la gracia de aceptar siempre con resignación los sufrimientos inevitables y las tribulaciones de la vida. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Octavo día
Dijo Jesús: Vete y haz tú lo mismo. Lc 10, 37. Mayor felicidad hay en dar que en recibir. Hch 20, 35,
Sagrado Corazón de Jesús, a través de la DEVOCION FILIAL A LA VIRGEN MARIA que el Padre Damián siempre tuvo; te pido ardientemente, a través del Inmaculado Corazón de María, me concedas, junto a la intención de esta novena, el actuar siempre como hijo querido de María, para que reciba la felicidad de ser presentado por ella ante ti para disfrutar de tu compañía en el cielo para siempre. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Noveno día
Dijo Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Jn 14, 6.Vengan conmigo y yo los haré llegar a ser pescadores de hombres. Al instante dejando las redes lo siguieron. Mc 1, 17-18.
Sagrado Corazón de Jesús, a través del INMENSO AMOR A LA EUCARISTIA que tuvo el Padre Damián como alimento para su vida y, como su consuelo en su ferviente adoración al Santísimo; a través del Inmaculado Corazón de María, te pido que me concedas, junto a la intención de esta novena, un aumento del amor a la Eucaristía, y que me enseñes cada día a preparar mi corazón para vivir intensamente unido a tu infinita misericordia, pase lo que pase. Amén. Petición... Padre nuestro, Ave María, Gloria.

Oración final: por los que sufren:
Oh Jesucristo, Salvador nuestro, que dijiste:
Cualquier servicio que presten a un necesitado es como si me lo hicieran a mí.
Vuelve tus ojos bondadosos hacia el san Damián. Gracias, Señor porque renunciando a todas las comodidades, se ofreció generosamente para servir a los leprosos de Molokai y, experimentó en su propia carne el mal entonces incurable de la lepra. Gracias por su consagración a curar sus heridas, dándote a conocer y llevándoles tu consuelo, haciendo que te amaran con todo el corazón. Gracias porque en la Eucaristía encontró tu fuerza.
Por el corazón de tu Madre inmaculada, te rogamos, oh buen Jesús,
concedas a tu heroico apóstol todo cuanto él te pida ahora por nosotros en el cielo:
- consuelo para los que lloran y fuerza para los que sufren;
- curación para los enfermos y alimento para los que padecen hambre;
- liberación para los perseguidos, la vuelta a su casa para los secuestrados y la salvación para los moribundos.
- a los que aún no creen en ti, la gracia de llegar al conocimiento pleno de la verdad.
Oh Jesús, escucha compasivo los ruegos de san Damián y por su intercesión el ofrecimiento de esta novena. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.
Padrenuestro. Sagrado Corazón de Jesús: en ti confío. Dulce corazón de María: sé la salvación del alma mía.
---------------------------------
Contáctenos: fundacionpdamian@gmail.com/ viceprocolombia@yahoo.com Bogotá, Teléfono 225 03 42 Calle 78 No 62-23. Compártanos los favores recibidos por la intercesión de san Damián. Si quiere ayudar a los jóvenes que ingresan a nuestra comunidad de los Sagrados Corazones. Si desea apoyar nuestra labor social.
No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.